Desinfección por UVC Ver más grande

Desinfección por UVC

Desinfección de estancias por luz UV-C. Sistema controlado para evitar activación con presencia humana.

Más detalles

Más

La luz ultravioleta (UV) es una forma de luz invisible al ojo humano, ocupando la porción del espectro electromagnético situada entre los rayos X y la luz visible. Por ejemplo, el sol emite luz ultravioleta, aunque la capa de ozono terrestre absorbe gran parte de ella ya que en caso contrario sería dañina para el ser humano, no sólo para las bacterias.

Debido a que su uso es altamente germiniza pero a su vez nocivo para el ser humano,para la desinfección de áreas de gran contacto como los aseos hemos diseñado sistemas de control para la puesta en funcionamiento de los emisores de UV-C, de forma que detectan si existe personas en el ocupando el habitáculo por medio de sensores de luz y/o sensores volumétricos, los cuales, por medio de un sistema inteligente, comprueban que la estancia esté desocupada antes de poner en funcionamiento la fuente de energía que alimenta los emisores de UV-C. Estos sistemas de control son adaptables para cualquier sistema de desinfección apreviamente instalado con una potencia máxima de hasta 4 A.

Nuestros sistemas de control actúan sobre la corriente eléctrica de alimentación de los dispositivos UV-C actuando con un retardo desde el momento en el que se detecta la no presencia en la estancia, manteniendo conectado el sistema durante un perido programable de tiempo (para adeuarse a las dimensiones de la dependencia) y cortartando el sumministro eléctrio al detectar bien el encendido de la luz bien por medio de una señal volumétrica.

La gran diferencia de la desinfección de superficies usando luz ultravioleta en comparación con otros métodos químicos, es que la luz UV proporciona una inactivación rápida y eficiente de los microorganismos mediante un proceso físico. Cuando las bacterias, los virus y los protozoos se exponen a las longitudes de onda germicidas de la luz UV, se vuelven incapaces de reproducirse e infectar. La ventajas de la luz ultravioleta frente a los tradicionales sistemas de desinfección son evidentes ya que la desinfección con luz ultravioleta es un proceso en frío que funciona sin la necesidad de añadir ningún producto químico durante todo el proceso de desinfección y, al tratarse de un sistema físico, los microorganismos no son capaces de generar resistencia al proceso de desinfección.

La luz UV-C: es el tipo de radiación ultravioleta que se sitúa en un intervalo de longitudes de onda de 280 a 100 nanómetros. La radiación UV-C es la longitud de onda ultravioleta más corta y es filtrada casi por completo al pasar por la atmósfera y antes de llegar a la superficie terrestre. Las personas estamos muy poco o nada expuestas a ella de manera natural, lo que sería altamente peligroso. Esta radiación tiene una alta energía que cae tan pronto incide contra cualquier superficie y en la industria se usa para el “curado superficial”. Debido a ello, se usa ampliamente en aplicaciones germicidas eliminando eficazmente virus y bacterias.

La UV-C producida artificialmente se ha utilizado con éxito como germicida y bactericida durante décadas y actualmente es llamada UV-GI, abreviación internacional de «Irradiación germicida ultravioleta». Como su nombre indica trata de la desinfección por esterilización de microorganismos como bacterias, virus, hongos, levaduras, protozoos  y otros patógenos mediante la aplicación de luz UV ya que estos son vulnerables a los efectos de la luz ultravioleta en las longitudes de onda próximas a 253.7 nanómetros (UV-C), donde ésta actúa como germicida afectando a la estructura molecular del microorganismo, esterilizándolo e impidiendo su reproducción.